CONFEDERACION INTERAMERICANA DE PROFESIONALES DE DANZA
CONSEJO MUNDIAL DE PROFESIONALES DE DANZA

 

PRESIDENCIA

 

Cuando miro alrededor y veo al mundo que se despedaza en violencia y materialismo, la lucha egoísta por el poder y el acumulo de riquezas vanas, la miseria colectiva de los pueblos, el hambre y la derrota interior de los justos... Cuando me conmueve un niño pidiendo, un anciano tirado en la calle, las imágenes del horror de las guerras en los medios, las injusticias del día a día en cada minuto y en cada lugar...

Cuando escucho a los políticos mentirosos engañando vilmente sin escrúpulos, los comerciantes deshonestos o los falsos religiosos pregonando sus falsedades y fanatismos, y hasta odio...

Me pregunto: ¿por que yo? ¡Por que soy tan sensible! ¿Porque veo más allá que los otros? ¡Veo adentro de los otros!

Y en cada movimiento y en cada gesto, que sale de los más intimo de mi ser, quiero cambiar el mundo...

Y mis ojos ven belleza en cada rincón y voy mudando, transformando, arreglando, una esquina, un hombre, una ciudad, un árbol, un vuelo, un lápiz, una palabra... y de nuevo el gesto...

Ese gesto que sale de adentro, de allá, de donde yo solo conozco y lo quiero dar, compartir, es mi pan de cada día, mi alimento, mi maná, y es puro, limpio, es mi comunión diaria, sin manchas y no es para mi solo, no existe ni existiría sin el otro.

Es danza...

¿Puedo cambiar el mundo con eso? ¿Podemos? Si enseñáramos con la danza a todo el mundo, a sentir de lo más profundo el compartir, el dar... Si les mostráramos que la verdadera belleza está en el equilibrio de las cosas y ese equilibrio viene de la armonía de nuestro ser con el espacio. Y es en el movimiento... que no solo es cuerpo, es alma, energías, es un todo... nos comunicamos con él.

¡Y que solamente conociendo adentro podemos conocer afuera! Que es con el gesto, con la mirada, con las manos, con los pies, con los codos...con cada célula transportada al espacio, que corresponde a cada neutrón de una sístole y diástole de un músculo motor, cuya fuente de energía sale de los más profundo y se entrega sin límites...

Al infinito. Sin límites a quien sea, sin razas, ni credos, ni formas. Al infinito, de lo más lejos y de lo más cerca de él.

¿Podemos cambiar el mundo con la danza? Podemos cambiar enseñando la belleza de lo verdaderamente bello, dar, compartir...

 

www.rodolfo-solmoirago.com.ar

   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
           
                 
     


             © 2014 CIAD. All rights reserved.